Compartir

lunes, 7 de octubre de 2013

Respuesta afectiva no consciente

¿Alguna vez te has preguntado si estar expuestos a estímulos negativos nos "predispone" a evaluar estímulos neutros de manera también negativa? ¿Qué tal si dicha exposición fuera "no consciente" o "subliminal"? Pues en 2013, Jorge Almeida, Petra E. Pejtas, Bradford Z. Mahon, Ken Nakayama y Alfonso Caramazza publicaron los resultados de un estudio en el que abordaron más o menos estas preguntas. Los estímulos con los que "predispusieron" a los sujetos fueron rostros; los estímulos evaluados fueron caracteres chinos. Cómo hicieron invisibles los rostros a los participantes estos investigadores o cómo respondieron los participantes a la predisposición, lo veremos a continuación.


Rostros escondidos. Imagen tomada de www.eyecanlearn.com

Introducción
Comienzan los autores explicando que nuestra habilidad para procesar los estímulos entrantes en términos de su contenido emocional y afectivo es automática y extremadamente robusta. Este procesamiento emocional y afectivo rápido y eficiente puede darse aun bajo estados de inconsciencia o de carga emocional.

Una técnica conocida como supresión continua con flash (Continuous Flash Suppression, CFS) induce estados de inconsciencia muy fuertes y prolongados. Sin embargo, según Almeida et al., a pesar de la inconsciencia completa y prolongada, los estímulos emocionales hechos invisibles a través de la CFS, cuando se comparan con estímulos no emocionales (faciales y no faciales), activan fuertemente estructuras límbicas, incluyendo la amígdala (conocida por procesar contenidos emocionales). Tal activación en respuesta a expresiones faciales bajo CFS ocurre a pesar de la ausencia cercana de activación específica al estímulo dentro de regiones inferiores y ventro-temporales selectivas para rostros, las cuales son conocidas por ser los aferentes principales a la amígdala. Los resultados en el procesamiento de expresiones faciales bajo CFS han mostrado que la información afectiva es rápida y automáticamente transmitida a la amígdala independentemente de la consciencia del participante y puede ser sólo mínimamente dependiente de la entrada desde la corteza (ventrotemporal) selectiva para rostros.

Almeida et al. añaden que, sin embargo, no se sabe si bajo estas condiciones la respuesta afectiva a expresiones faciales emocionalmente cargadas puede ser transferida a estímulos no relacionados que se presentan después. Esto se conoce como "priming afectivo no consciente" y se ha estudiado con el uso de técnicas de enmascaramiento que tienen marcas neurales y comportamentales distintas de aquellas presentadas por la CFS (por ejemplo, el enmascaramiento hacia atrás o backward masking).

Según los autores, en el nivel neural el procesamiento visual del estímulo suprimido parece ser distinto en las dos técnicas: 
(a) Bajo enmascaramiento hacia atrás (BM, por sus siglas en inglés), las regiones inferiores y ventro-temporales presentan niveles de activación en respuesta a estimulación visual. 
(b) Bajo supresión continua con flash o CFS, un conjunto de regiones parece mantener sus niveles de respuesta a ciertos tipos de estímulos (como la amígdala, ciertas regiones en el lóbulo parietal, el pulvinar y los colículos superiores), mientras otras sufren un marcado decremento en la respuesta neural (p. ej. la corteza temporal ventral). 
Las dos técnicas también han mostrado diferentes resultados comportamentales de priming con estímulos no afectivos.

Almeida et al. pensaron, entonces, que podían haber diferencias en cómo el afecto no consciente interactuaba con la toma de decisiones bajo estas dos técnicas y, en consecuencia, se hicieron varias preguntas, tales como: ¿podemos generar una respuesta afectiva a estímulos invisibles pero con valencia [afectiva] que pueden luego ser transferidos a objetivos neutrales no relacionados en situaciones en las cuales el procesamiento visual es muy limitado en las regiones preferentes al rostro en la corteza temporal ventral?, ¿puede tener consecuencias en el comportamiento, mientras al mismo tiempo no ser "notada" por los participantes, esta reacción afectiva? Finalmente, dado el sesgo dentro de la amígdala (y las vías putativas que sobrepasan a la corteza temporal ventral) para el procesamiento de emociones relacionadas con la amenaza, ¿sería más prominente para expresiones faciales de valencia negativa el priming afectivo no consciente bajo CFS?


Caracteres chinos. En este estudio se utilizaron caracteres chinos para estudiar si las emociones generadas por estímulos "invisibles" conscientemente (rostros que representaban emociones) se transferían a caracteres chinos neutrales (cuyo significado los participantes desconocían). Imagen tomada de http://incsip.edu.pe/blog.

Método
Los investigadores pidieron a los participantes calificar, con base en sus primeras impresiones, cuánto les gustaba una serie de elementos nuevos (caracteres chinos). Sin que lo supieran los participantes, una figura -"invisible" a través de la técnica de CFS en el experimento 1 y a través de la técnica de BM en el experimento 2- se presentó previamente a cada objetivo (o sea, una figura de primacía [priming] se presentó antes del carácter chino). Esta figura de primacía podía ser un rostro feliz, un rostro enojado, un polígono o una imagen de ruido [pero el participante no la podía ver claramente porque estaba escondida a través de esas técnicas]. Los dos primeros tipos de estímulo fueron los experimentales y fueron usados para evaluar una respuesta afectiva positiva o negativa, respectivamente. Las otras dos condiciones de primacía se usaron como control: los polígonos se usaron como primacía "irrelevante" y las imágenes de ruido se usaron como condición de "no primacía".

Veintiocho estudiantes de pregrado, diestros, participaron en los dos experimentos. Ocho rostros enojados y ocho felices (cuatro rostros masculinos y cuatro femeninos bajo ambas expresiones emocionales), 8 polígonos y 8 imágenes de ruido fueron usadas como estímulos de primacía. Cada elemento de primacía fue presentado cinco veces a lo largo del experimento. Los estímulos objetivo fueron 120 caracteres chinos.

Cada experimento consistió en dos tareas independientes: la tarea experimental, que requirió a los participantes realizar juicios de preferencia sobre los elementos nuevos (caracteres chinos) y una tarea de discriminación de primacía, la cual se realizó inmediatamente después de la tarea experimental. En la tarea experimental a los participantes se les pidió calificar en una escala de 1 a 5, y con base en sus primeras impresiones, cuánto les gustaba una serie de caracteres chinos.

En el experimento 1, los investigadores usaron CFS para suprimir las figuras de primacía (presentadas por 100 ms), luego la misma figura se presentaba con el otro patrón de ruido (100 ms), seguido por el carácter chino objetivo (presentado por 2000 ms). A los participantes se les pidió contestar mientras el dibujo objetivo estaba en la pantalla.

En el experimento 2, los investigadores usaron BM para volver invisibles los dibujos. El experimento fue prácticamente el mismo que el anterior.

La tarea de discriminación de primacía midió el grado en el cual los participantes se dieron cuenta de cuáles eran las imágenes de primacía. Específicamente, los participantes debían decir si "creían" que los estímulos presentados eran rostros. Los autores usaron criterios estrictos para incluir sujetos en los análisis, con el fin de asegurar que la reacción afectiva era realmente generada por los estímulos de primacía invisibles y no que fuera procesada conscientemente.

Resultados
De acuerdo con las calificaciones estandarizadas que dieron los participantes, la presencia de las imágenes de primacía influyeron las calificaciones de cuánto les gustaban los caracteres chinos neutrales presentados. Esta influencia se expresó de manera distinta en cada experimento: en el experimento 1, en el cual los estímulos de primacía fueron presentados bajo CFS, los juicios de cuánto gustaban los caracteres fueron significativamente más negativos cuando éstos eran precedidos por rostros enojados; en el experimento 2, en el que se usó BM, los estímulos de primacía que consistían en rostros felices generaron calificaciones de gusto por encima de la media, mientras que los rostros enojados generaron calificaciones de gusto por debajo de la media. De manera importante, la calificación no estandarizada de cuánto gustaban los caracteres chinos fue alrededor de 3, lo que significa que los caracteres chinos fueron considerados neutrales, en general. Finalmente, los investigadores aclaran que los participantes que fueron incluidos en el análisis principal no experimentaron ninguna ventaja consciente de los estímulos visuales de primacía (ni para BM ni para CFS).

Discusión
En dos experimentos, los autores mostraron que a pesar de la fuerte supresión visual evocada por la CFS, los estímulos de primacía que representaban expresiones faciales, de hecho generan una respuesta afectiva que influye sobre la manera en la cual reaccionamos a nuestro entorno. Los estímulos de primacía de rostros enojados influyeron sobre las calificaciones de gusto sobre los elementos nuevos neutrales, volviéndolos subjetivamente más negativos. Esta respuesta afectiva no consciente -o, al menos, su efecto modulador sobre cómo los participantes evaluaron objetos nuevos aparentemente neutrales- estuvo restringida a rostros de primacía que expresaban emociones relacionadas con la amenaza (como el enojo). 

Sin embargo, cuando las expresiones faciales fueron vueltas invisibles con una técnica que impuso menos restricciones de procesamiento cortical selectivo (el enmascaramiento hacia atrás, BM), ambos rostros de primacía, felices y enojados, influyeron sobre las calificaciones de gusto de los participantes, sugiriendo una respuesta afectiva más general en este caso.

Bajo CFS, hay un procesamiento muy limitado de la información relacionada con elementos de primacía, particularmente dentro de las regiones centrales temporales. La información relacionada con los estímulos de primacía pueden utilizar sólo vías de procesamiento que son más resistentes, y quizás bien establecidas. Por otro lado, bajo BM, la información fluye hacia diferentes regiones neurales. Esta supresión menos selectiva puede ser responsable por el efecto afectivo generalizado que se obtiene. 

Ellos se preguntan por qué la CFS puede ser específica a la amenaza. Bajo la CFS, el procesamiento dentro de las regiones temporales centrales -algunas de los aferentes más importantes a la amígdala- parece estar altamente interrumpido. De este modo, la amígdala procesará la información que se origine desde vías alternativas, por ejemplo desde la ruta retinotectal [desde la retina a los colículos superiores], ya que esta ruta ha sido fuertemente vinculada a la detección rápida y eficiente de las amenazas en el entorno. Según ellos, sus resultados muestran que la información sobre las expresiones faciales pueden sobrepasar fuertes estados de supresión visual (tales como aquellos inducidos por la CFS).

Conclusión
Los investigadores concluyen que las expresiones faciales presentadas bajo fuertes estados inducidos de inconsciencia (como los generados por la CFS) pueden generar reacciones afectivas gruesas que modulan nuestras impresiones y juicios sobre el medio ambiente circundante. De manera interesante, esta reacción afectiva no consciente está restringida a emociones relacionadas con la amenaza (como la ira): los rostros enojados suprimidos por medio de la CFS generaron un sesgo hacia evaluaciones más negativas de objetos neutrales nuevos. Finalmente, Almeida et al. explican que este efecto específico a la amenaza podría ser guiado por el hecho de que bajo la CFS puede haber un sesgo de procesamiento hacia la ruta retinotectal putativa desde la retina a la amígdala (o hacia regiones de la corriente dorsal y corteza orbitofrontal) que sobrepasa la vía lenta pero detallada geniculo-estriada. 

Referencia:
Almeida J., Pajtas P. E., Mahon B. Z., Nakayama K., & Caramazza A. (2013). Affect of the unconscious: Visually suppressed angry faces modulate our decisions. Cogn Affect Behav Neurosci, 13. pp. 94 - 101.


Comentario
Bien, este fue nuestro artículo después de mucho tiempo de "silencio" (estos tiempos de ahora dejan muy poco tiempo). En fin. Con este artículo quisimos dar a conocer la utilidad de dos técnicas que permiten estudiar el procesamiento no consciente de información; en este caso, de información afectiva, como lo es la presentación "invisible" de rostros que expresan ciertas emociones. Estas técnicas son la supresión continua con flash y el enmascaramiento hacia atrás. Utilizando una de estas técnicas (la de supresión), estos investigadores encontraron que "predisponer" a los sujetos con información negativa (como lo son rostros enojados) puede afectar negativamente cómo se juzgan estímulos neutros presentados posteriormente, haciendo que los sujetos perciban estos estímulos como negativos. Con la otra técnica (la de enmascaramiento), los estímulos neutros se perciben como más positivos (cuando el estímulo con el que se predispone es un rostro alegre) o como más negativos (cuando el estímulo con el que se predispone es un rostro enojado) que la media. Por tales hallazgos, los investigadores concluyen que las expresiones faciales "invisibles" -o presentadas de manera que no sean percibidas conscientemente por los sujetos- pueden generar reacciones afectivas que modulan (o sesgan) nuestros juicios sobre el entorno. De manera interesante, esta reacción está restringida a emociones relacionadas con la amenaza, como la ira.

Por último, así como para reflexionar, ¿será que esta "predisposición" o priming es más fuerte cuando es procesada no conscientemente que cuando lo es conscientemente? ¿Habrán diferencias individuales en la fuerza de la predisposición? ¿Se podrá entrenar? Muchas ideas nos quedan después de conocer este interesante estudio...¡Hasta pronto!


¿Te gustó o te pareció interesante esta información? Seguramente a alguien que conoces, también ¡No dudes en compartirla!

¿Dudas, comentarios o sugerencias? Escríbenos un mensaje privado o contáctanos a través de Facebook o Twitter. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada