Compartir

viernes, 8 de marzo de 2013

Aumento en la ingesta de comida en respuesta a sentimientos de depresión en la adolescencia

En 2010, Tatjana van Strien, Carmen S. van der Zwaluw y Rutger C. M. E. Engels publicaron un trabajo acerca de la ingesta emocional en los adolescentes, en relación con síntomas depresivos y una vulnerabilidad genética (la del gen del transportador de serotonina). A continuación, veremos una corta presentación del trabajo de estos investigadores. Espero que no "asuste" mucho que este estudio involucre una medición genética. Para mayor claridad o ampliación del tema, recomiendo consultar la entrada sobre depresión, correspondiente al 6 de febrero de 2013.

Introducción
Comer en respuesta al estrés (ingesta emocional) es altamente prevalente en adultos (mujeres) comedores compulsivos, pero tiene baja prevalencia en niños. Debido a que una reducción en la ingesta de alimento es considerada la respuesta biológicamente natural al estrés, estos investigadores estudiaron si una respuesta atípica de ingesta emocional se desarrolla en interacción con una vulnerabilidad genética (específicamente con el alelo corto "S" del polimorfismo 5-HTTLPR en el transportador de serotonina).

La ingesta emocional [comer más ante situaciones emocionales negativas] emerge, entonces, en algún punto de la transición entre la infancia y la adultez, es decir, en el período de la adolescencia.

Objetivo
Van Strien et al. examinaron el efecto de moderación del genotipo 5-HTTLPR en la relación entre sentimientos depresivos y la emergencia en la adolescencia de la ingesta emocional. Estos investigadores también estaban interesados en un posible efecto moderador del género.

Método
Para llevar a cabo su objetivo, Van Strien et al. estudiaron el cambio en la ingesta emocional en un período de cuatro años en 428 pares de hermanos adolescentes (la edad promedio del menor fue de 13,4 años y la del mayor, 15,2 años en la primera medición). Las variables medidas fueron: ingesta emocional, ingesta externa e ingesta controlada; síntomas depresivos; personalidad del adolescente; índice de masa corporal del adolescente; nivel de sobrepeso en los padres (todas las variables anteriores en dos tiempos, el inicial basal y luego de 4 años) y el tipo de genotipo del polimorfismo 5-HTTLPR [s/s, s/l ó l/l].

Resultados
En general, la correlación entre ingesta emocional y síntomas depresivos fue significativa, pero el genotipo de 5-HTTLPR no estuvo significativamente relacionado con la ingesta emocional ni con los síntomas depresivos.

Hermanos menores con genotipo de 5-HTTLPR:
-SS/SL: el grado de sentimientos depresivos estuvo significativamente asociado con el incremento en la ingesta emocional.

-LL: Los sentimientos depresivos no estuvieron asociados con la ingesta emocional (en el segundo tiempo de medición).

Hermanos mayores con genotipo de 5-HTTLPR:
-Hombres SS/SL: Asociación significativamente negativa entre sentimientos depresivos y el incremento en la ingesta emocional en el segundo tiempo de medición.

-Hombres LL: Ninguna asociación significativa entre sentimientos depresivos e incremento en la ingesta emocional en el segundo tiempo de medición.

-Mujeres SS/SL: Asociación significativamente positiva entre sentimientos depresivos e incremento en la ingesta emocional en el segundo tiempo de medición.

-Mujeres LL: Asociación significativamente negativa entre sentimientos depresivos e incremento en la ingesta emocional en el segundo tiempo de medición.

Conclusiones
Según los resultados del estudio de van Strien et al., los adolescentes con sentimientos depresivos mostraron un mayor incremento en la ingesta emocional si eran portadores de un genotipo de 5-HTTLPR que resulta en baja actividad serotoninérgica (el alelo corto o "S"). 

Este efecto moderador se encontró en ambos sexos en adolescentes jóvenes [los hermanos menores], pero en los adolescentes mayores, este efecto de 5-HTTLPR sólo se encontró en las mujeres. En cambio, en los adolescentes hombres mayores con alelo S se dio una correlación negativa entre los sentimientos de depresión y el incremento en la ingesta emocional [o sea, los adolescentes mayores hombres comían menos en respuesta a sentimientos de depresión].

En adolescentes mujeres, en general, la relación entre sentimientos depresivos e ingesta emocional fue mayor si portaban el alelo corto ("S") de 5-HTTLPR.

Van Strien, T., Van der Zwaluw, C.S., Engels, R.C.M.E. (2010). Emotional eating in adolescents: A gene (SLC6A4/5-HTT) - Depressive feelings interaction analysis. Journal of Psychiatric Research, 44 (15), pp. 1035-1042.

Comentario
Bien, esta fue la corta presentación del artículo de hoy (que en realidad corresponde a "ayer"). Básicamente, la idea con este trabajo es que el polimorfismo que determina la actividad serotoninérgica en el cerebro modera la relación entre síntomas depresivos e ingesta emocional en adolescentes. 

Específicamente, quienes tiene un alelo "s" en dicho polimorfismo (5-HTTLPR) tendrán mayor probabilidad de aumentar la ingesta de comida cuando experimentan sentimientos de depresión o tristeza profunda. Más aún, si es mujer la portadora de dicho alelo, no importa si está empezando o terminando la adolescencia; si es hombre el portador, sólo ocurre dicho comportamiento de aumento en la ingesta si está empezando la adolescencia, pero si es mayor disminuye la ingesta (o sea, se da la respuesta normal) ante sentimientos de depresión. Quienes portan ambos alelos "L" parecen no experimentar la respuesta atípica de aumento en la ingesta de comida ante sentimientos de depresión.

Los resultados de este estudio no implican directamente que las mujeres gorditas o con sobrepeso sufran más de depresión, sino que probablemente -y sólo en algunos casos- desde la adolescencia presenten este comportamiento atípico de aumento en la ingesta ante las situaciones estresantes que les generan sentimientos de depresión, debido a que su vulnerabilidad genética (alelo "s") cambia la actividad de la serotonina en el cerebro, de manera tal (que no se sabe) que les hace que les atraiga más la comida (y, aún más, comida con alto contenido calórico) o que sencillamente sólo se aproximen más a ella. ¿Sí queda un poco claro? Lo siento si es un poco enredado, la idea sobre la cual quiero enfatizar es que no es ese alelo lo que directamente cause que algunas mujeres sean muy gorditas o se depriman o coman mucho. ¿Ahora sí? Bien.


¿Qué te pareció este trabajo? ¿Qué ideas quisieras compartir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario